jueves, 24 de noviembre de 2016

Narrativas indómitas





Más allá del feminismo

TORBORG NEDREASS Y EDNA O'BRIEN: Narrativas indómitas


Edna O'Brien

Errata Naturae continúa en su empeño de rescatar imprescindibles voces femeninas contemporáneas. Esta vez se trata de la noruega Torborg Nedreass y la irlandesa Edna O'Brien: lecturas compulsivas que nos arrastrarán por los terrenos tumultuosos de la condición femenina y de la sociedad moderna, erigiéndose en un grito contra la desigualdad y la violencia estructural. Quien busque lecturas complacientes y sosegadoras, que no emprenda la lectura de “Nada crece a la luz de la luna” ni de las “Las sillitas rojas”.
“Nada crece a la luz de la luna” es una historia de pasión, dolor y feminismo avant-la-lettre,  a través de una prosa tan delicada como espeluznante, que avanza a modo de confesión, alternando el punto de vista del hombre-testigo y la mujer protagonista. Un hombre encuentra a una mujer en la fría noche de una estación de tren. Esta misteriosa mujer, de actitud oscilante entre el retraimiento y el abandono, se muestra receptiva al desconocido; la noche se hace larga y compartida y entre alcohol y cigarrillos la mujer ofrece su desgarrada historia, que le ha llevado de su pasión e inocencia juveniles al actual deterioro físico y desmoronamiento de ilusiones. En la Noruega de mitad de siglo XX, en un entorno muy convencional y opresivo, la mujer ha tratado de ser consecuente con sus sentimientos, hacia un hombre que bien la ama, bien la desprecia; la historia nos sumerge en unas espirales cada vez más brutales de amor y destrucción, que va haciendo mella en el alma y también en el cuerpo de la mujer, mientras nos muestra las rabiosas desigualdades que la rodean y hacia las que se ve impotente. La novela atrapa por la historia que explica y sobre todo por el modo con que lo hace, alternando lo explícito y la alusión, la voz de la emoción vivida y la visión externa de un ser que se nos escapa de las manos.
Las sillitas rojas”,  se trata de la reciente novela de Edna O'Brien, desconcertante y de gran potencia simbólica. Su inicio nos recuerda a los ambientes descritos en sus primeras novelas: una Irlanda bucólica que subraya la belleza y lo fiero del paisaje, marco de una sociedad dominada por la convención y los prejuicios. Allí aparece un ser enigmático, un curandero de aspecto mesiánico que va a provocar interés e inestabilidad en el pueblo.  En algún momento podemos preguntarnos a dónde va a llevarnos esa exaltación  del extranjero y la descripción de los estragos que hace en las mujeres, y vamos a temer si la novela no va a estancarse en un tópico. Pero ya algunas señales indican que van a desbordarse los cánones de la narrativa pintoresca: la descripción del cúmulo de inmigrantes que residen en Irlanda, su multiplicidad de voces e historias;  la pluralidad de puntos de vista, conjugados con gran maestría para alternar el conocimiento y desconocimiento; la inmersión brusca en los sueños del 'curandero' que nos hacen intuir los horizontes por donde se mueve el personaje. Y repentinamente el horror más absoluto hace su aparición. Y el contraste con la novela idílica anterior lo hace mucho más impactante. La violencia infringida a la mujer y descrita minuciosamente es un eco de la violencia infringida a los pueblos, a las naciones. De golpe ya no se trata de la novela sobre un pueblo irlandés y de los afanes de sus habitantes. Se trata del éxodo de una mujer, Fidelma; y a la vez del éxodo del pueblo Bosnio en su conjunto. Y de tantos éxodos. En un Londres cosmopolita y de gran dureza se encontrarán los abandonados del mundo, mujeres africanas que sufrieron ablaciones y no quieren volver a su país, refugiados de los Balcanes que no pueden alejar de su mente las atrocidades vividas. Fildelma, en su periplo, pasa también por un sufrimiento personal arrasador mientras aprende el sentido de la solidaridad por todos los humillados. La autora nos transmite la fiereza de la condición femenina, su energía indómita para sobrevivir más allá del sufrimiento, mientras nos indica algunos caminos en los que anida la esperanza de la humanidad.

Esta reseña se publicó en el Heraldo el 10/11/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada